Blog dedicado a publicar traducciones al español de textos, vídeos e imágenes en árabe sobre la revolución siria.

El objetivo es dar a conocer al público hispanohablante al menos una parte del tan abundante material publicado en prensa y redes sociales sobre lo que actualmente acontece en Siria. Por lo tanto, se acepta y agradece enormemente la difusión y uso de su contenido siempre y cuando se cite la fuente.

Recibe las traducciones por correo y síguenos en Twitter @traduccionsiria

lunes, 30 de julio de 2012

Los palestinos en medio de la revolución siria


Texto original: Al-Hayat

Autor: Mayid Kayali

Fecha: 24/07/2012

Una chica palestina sostiene la bandera de ese país con las tres estrellas de la bandera de la revolución siria, que es igual en cuanto a las franjas de colores, pero sin el triángulo rojo

Las declaraciones de Yihad al-Maqdisi (portavoz de Exteriores sirio), en las que consideraba a los palestinos en Siria como huéspedes “de malos modos”, han puesto de manifiesto la realidad sobre los lemas de los que ha vivido su régimen durante las últimas décadas, que son meras palabras en las que emplea,  y además socava, toda doctrina de  “pseudo-nacionalismo”, que justifica la confiscación de las libertades y su dominio del país y los súbditos, durante cuatro décadas. Otras declaraciones han sido vertidas en este molino, como las acusaciones de Buthayna Shaaban (consejera presidencial) de que los palestinos del campamento de Al-Raml (Latakia) estaban detrás de lo que sucede en dicha zona, en un intento de negar el carácter nacional de la revolución de los sirios. También están las declaraciones de Rami Makhlouf, el conocido hombre de negocios y primo materno del presidente sirio, que advirtió de que amenazar al régimen en Siria significaba amenazar la estabilidad de Oriente Medio, y entre otros de Israel. Bien es sabido que algunas partes, relacionadas con el régimen, han intentado desde el principio de la revolución siria (marzo de 2011) hacer creer que los palestinos están detrás de la misma Así, además de las declaraciones de la señora Shaaban, está lo que escribió el diario sirio Al-Watan y que después emitió el canal iraní Al-Alam en su momento.

Pero, ¿cuál es la realidad? En realidad, los campamentos palestinos, repartidos por las ciudades de Alepo, Latakia, Hama, Homs, Damasco y Daraa, no han sido un foco de la revolución siria, entendido como foco en el que se producían manifestaciones de la ira y grandes concentraciones, como sucedió por ejemplo en Duma, Zabadani, Berze, el Midan, Qabun o el Mezze en Damasco, o como sucedía en las ciudades de Homs, Hama, Daraa e Idleb.
Por ejemplo, las grandes manifestaciones que llenaban las calles de la zona de Al-Hayar al-Aswad  (al sur de Damasco) evitaban llegar al campamento de Yarmuk, que está justo al lado. Lo mismo sucede en el caso de los otros cinco campamentos de la ciudad de Damasco y los campamentos de la ciudad de Alepo así como el resto de ciudades, en lo que puede considerarse una comprensión por parte de los componentes de la revolución siria de la especificidad de la situación de los campamentos palestinos.

Tal vez sea necesario llamar la atención sobre el hecho de que esto sucedía a pesar de la existencia de una especie de conciencia global entre todos los palestinos que en nada simpatizaba con el régimen político sirio, ya que su sufrimiento era como el del resto de los sirios, y teniendo en cuenta el choque histórico entre el nacionalismo palestino, representado por Fatah, y la política de intervención siria, con lo que ello conlleva de recuerdos y desgracias, que comienzan en el campamento de Tell al-Zaatar[1], pasando por la guerra de los campamentos[2], y que llegan hasta el campamento de Nahr al-Bared[3].  También puede explicarse  por la presión que ejercen los recuerdos de lo doloroso  y desgraciado de las anteriores experiencias, que dejaron a los palestinos a su suerte, en Jordania (1970), Líbano (tras 1982), Iraq (desde 2003) y Kuwait (1991). Estos recuerdos se hacen más pesados en ausencia de un consenso nacional entre ellos, y ante la debilidad de sus entidades políticas, además de su total conciencia de lo limitado de su papel en las ecuaciones sirias, ya que si los sumamos, no representan más que un 2,5% del cómputo total de habitantes.

Cabe recordar aquí que las entidades políticas palestinas (entre ellas la OLP y el resto de facciones) se han distanciado de lo que sucede en Siria (excepto las organizaciones ligadas al régimen y que, de hecho, residen en Siria), y ello se aplica incluso a los movimientos de Fatah y Hamás a pesar de que la primera tiene prohibida toda actividad pública desde hace tres décadas en Siria y que existe una enemistad histórica entre ella y el régimen, mientras que la segunda ha simpatizado con la primavera árabe en los países en los que ha habido revoluciones.

Pero la no conversión de los campamentos palestinos en uno de tantos focos calientes en Siria significa que se han distanciado de esta revolución, en el sentido negativo. Pero los campamentos han expresado su solidaridad para con la revolución siria de otras maneras, como por ejemplo acogiendo a los hijos de las ciudades y barrios destruidos u ofreciendo apoyo humanitario en lo que se refiere a provisiones, material médico y acogida. Además han de sumarse las redes sociales, ya que los palestinos han sido muy activos en las páginas de Facebook apoyando a la revolución siria en su lucha contra la opinión general.

Por encima de todo esto, también hay palestinos que han participado directamente en las actividades de esta revolución, es decir, en las manifestaciones, en las concentraciones, en la coordinación de los comités locales, en el cobijo de activistas, en el traslado de los heridos y en la atención de urgencia a los heridos. Algunos han sido detenidos algunos, otros maltratados, otros perseguidos y algunos han desaparecido.

Pero el apoyo de los campos de refugiados a la revolución siria no ha sido igual en todas partes y ha habido diferencias entre unos campamentos y otros, del mismo modo que ha habido diferencias en los niveles de participación de unas ciudades sirias y otras en esta revolución. Lo que sucede es que los campamentos en Siria se han impregnado del humor de las ciudades  en las que están ubicados, así los campamentos de Daraa, Homs, Latakia, y Hama han estado también metidos en la revolución siria, mientras que otros campamentos, en las ciudades de Damasco y Alepo, se han impregnado del carácter de esas dos ciudades, que han respondido con dificultad y con retraso a la situación revolucionaria. En todo momento estamos hablando del carácter pacífico y popular de la revolución.

Exceptuando eso, tal vez sea útil afirmar aquí que los campamentos palestinos no han visto en absoluto episodios armados, ni han participado en las actividades militares que apoyan la revolución, a pesar de que el régimen ha tratado con algunos campamentos como con los barrios sirios vecinos, por lo que se han visto expuestos a los bombardeos, recibiendo lo mismo que su entorno en materia de destrucción, maltrato, obligación a la emigración  y asesinatos. Esto se ha dado en los campamentos de Daraa y Latakia y en menor medida en los campamentos de Homs y Hama, y por último en el campamento de Yarmuk.

El trato del régimen hacia los campamentos no se ha limitado a estos métodos salvajes, sino que sus servicios de seguridad, en colaboración con algunas facciones palestinas, carentes de todo apoyo popular, han intentado crear una situación conveniente para dichos servicios en los campamentos y convertirlos así en un foco de la contra-revolución. Incluso han tenido vía libre en los campamentos, buscando entre otras cosas provocar la escisión entre ellos y entre su entorno (algo que han conseguido parcialmente en Nayrab en Alepo). No obstante, estos intentos se han resistido y evitado, no logrando así sus objetivos gracias a la presencia de sectores de jóvenes palestinos que se han encargado de ello.

Al hablar sobre los campamentos, tal vez sea útil el diferenciar al campamento de Yarmuk, que se considera como una ciudad, además de ser una especie de “capital” de los campamentos de refugiados, debido a que agrupa al mayor número de refugiados de los campamentos de palestinos en su totalidad. Este campamento, que se encuentra en el sur de Damasco y engloba a más de medio millón de palestinos y sirios, vive una situación de movilización políticos e interacciones culturales, de tipo civil, mucho más activas que en el resto de campamentos, y hay una opinión pública entre amplios sectores de los jóvenes que ven que no hay diferencia entre los palestinos y los sirios en la cuestión de la lucha por la libertad y la dignidad.
Y aunque este campamento ha mantenido la empatía e la interacción indirecta con las actividades de la revolución siria, la ha complementado también con mayor número de activistas que los demás campamentos. Ahora bien, el campamento de Yarmuk, desde la manifestación del viernes (no el pasado, sino el anterior); es decir, tras un año y medio de revolución aproximadamente, ha cambiado, en el sentido de que ha cruzado el umbral dejando de ser un apoyo a la revolución para entrar en de lleno en sus actividades. En el día señalado anteriormente, los servicios de seguridad dispararon para dispersar a los manifestantes pacíficos y asustarlos, lo que llevó a que decenas murieran o resultaran heridos. La situación empeoró al día siguiente cuando el campamento presenció una segunda manifestación inmensa en el funeral de los muertos, durante la cual los palestinos expresaron su ira por lo sucedido y su apoyo a la revolución siria, legítima y justa. Dichas manifestaciones también fueron enfrentadas con un salvajismo similar al anterior.

Llama la atención la simultaneidad de esta escalada palestina en la revolución siria con la escalada de las actividades de la propia revolución. Así, el campamento de Yarmuk se ha convertido en uno de los símbolos de la revolución siria, y lo que lo ha fortalecido es el que los afectados se hayan refugiado en las zonas aledañas, recibiendo los refugiados palestinos antiguos a los nuevos “refugiados” sirios, ofreciéndoles protección y seguridad.
Pero esa no fue la primera vez que este campamento participaba en la revolución siria, sino que presenció previamente un gran levantamiento a raíz del funeral de los caídos por los disparos de los francotiradores israelíes en la frontera del Golán el 5 de junio del año pasado. En dicho levantamiento, el campamento vertió toda su ira sobre las facciones que estaban y están en connivencia con el régimen sirio, considerando que habían sacrificado a esos jóvenes para desviar la atención de lo que sucedía en la revolución popular en Siria.

Lo que llama la atención es que ambos acontecimientos expresan el ocaso de la era de las facciones palestinas, desde la perspectiva práctica, pues los que son realmente activos son los jóvenes que se han visto afectados por los acontecimientos y que han interactuado más con el mundo gracias a los medios de comunicación y a la revolución del conocimiento, y que buscan tener un papel en el torrente de la “primavera árabe”. Estos, en su interacción con la revolución siria, parten de la convicción de que lo que es bueno para los sirios, lo es también para los palestinos.

[1] El régimen sirio colaboró en 1976 en la masacre que facciones cristianas perpetraron contra los palestinos.
[2] Combates entre las fuerzas chiíes libanesas de Amal, afines a Siria, y grupos palestinos en los compamentos de refugiados de Líbano (1985-1988).
[3] Donde en 2007 se hablaba de grupos islamistas suníes en el campamento de refugiados palestinos, lo que llevó a una ofensiva del ejército libanés. Se habla de que los grupos radicales los controlaba Siria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario