Blog dedicado a publicar traducciones al español de textos, vídeos e imágenes en árabe sobre la revolución siria.

El objetivo es dar a conocer al público hispanohablante al menos una parte del tan abundante material publicado en prensa y redes sociales sobre lo que actualmente acontece en Siria. Por lo tanto, se acepta y agradece enormemente la difusión y uso de su contenido siempre y cuando se cite la fuente.

Recibe las traducciones por correo y síguenos en Twitter @traduccionsiria

lunes, 16 de julio de 2012

La revolución siria y el fenómeno de la "deserción", ¿qué política seguir?


Texto original: Al-Hayat

Autor: Yassin al-Hajj Saleh

Fecha: 15/07/2012


Recientemente el general Manaf Tlass, oficial de la Guardia Republicana e hijo del coronel retirado Mustafa Tlass, ministro de Defensa de Hafez al-Asad durante prácticamente todo su gobierno, y después de su hijo y heredero Bashar al-Asad durante cuatro años, “desertó” del régimen sirio. El general Tlass es de la generación de Bashar al-Asad, “la tercera generación baasista”, cuyos miembros nacieron recubiertos de gracia y se repartieron entre los cargos del poder y las finanzas (la primera generación es la del proselitismo y la segunda la del poder). En la imagen que se ha difundido tras su deserción se le muestra como una estrella estadounidense de cine, con el rostro bronceado, el pelo descuidado con mucho cuidado y un grueso puro en la boca.

El general Tlass no ocupa el cargo más alto que ha desertado hasta ahora del ejército sirio, pues otros oficiales en el puesto de general de brigada le han precedido, pero no hay duda de que él es el más poderoso y más cercano al núcleo interno del régimen. En la Siria de Al-Asad el general de brigada no siempre está por encima del general, ni un ayudante primero está por debajo de un dirigente necesariamente, sino que se normalmente un puesto medio tiene la influencia que no tienen un general o un general de brigada. Esto tiene que ver con los puestos ocultos del poder, que tapan e invisibilizan los puestos públicamente conocidos y los dominan. Estas posiciones ocultas pertenecen al mundo de la auténtica magia, así por ejemplo un día un oficial, que llegó a ser comandante en apenas seis años sin haber luchado en una sola batalla, fue promocionado a teniente general, el más alto cargo en el ejército sirio[1].

Pocos días después del General hijo del Coronel, el embajador del régimen sirio en Bagdad desertó también, un hombre que se había formado en funciones securitarias y gubernamentales en el régimen sirio antes de ser nombrado embajador: el cinturón diplomático sirio es igual de perverso que los aparatos de seguridad.

Si el embajador anunciaba que se sumaba a “la revolución del pueblo sirio”, el general de la Guardia Republicana se mantiene callado una semana después de su supuesta deserción, y al parecer está en París, la ciudad francesa sumergida en la que su anciano padre vive también. “Kafaranbel ocupada”[2], que representa el sentir de la revolución siria, dijo que “la brigada Charles de Gaulle”, que dirige el general Tlass había tomado el control de la avenida de los Campos Elíseos.

Estas deserciones son candidatas a aumentar: un número cada vez mayor de personas dentro del régimen sienten que su lucha está perdida, y prefieren saltar de un barco que parece abocado a ahogarse. Esto es bueno desde el punto de vista de la revolución. Todo lo que debilite a un régimen tan sanguinario y carente de conciencia es bienvenido, aunque el motivo de las deserciones sea salvar el propio pellejo. Pero ello supone también un desafío para la revolución, puesto que los concernidos, en la medida de la importancia de sus cargos en el régimen, no han sido históricamente honrados, por no decir que han sido de lo más repugnante. Si es cierto que los más corruptos y más criminales siguen con el régimen, y es cierto, ello no otorga a los que se han separado de él la inocencia y la purificación. Si existe una magia capaz de convertir a un comandante en teniente general y la república en una monarquía hereditaria, no hay magia que invierta la naturaleza corrupta de un hombre para hacerlo íntegro o la de uno vacío y arrogante para hacerlo modesto y honrado. Quien humilla a la mayoría de la gente es uno de ellos, y no especialmente sobre la espalda de una revolución que aspira a invertir los cargos del poder establecido, y devolver la moral a la vida pública.

Esto obliga a la revolución a proponer una política clara en este sentido, especialmente porque parece que va a extenderse la situación para conformar en un momento no ser muy lejano un fenómeno general. ¿Cómo se puede dar la bienvenida a los desertores e incitar a que más responsables del régimen deserten, y salvaguardar al mismo tiempo la dignidad de la revolución y sus valores de integridad, justicia y libertad? Las primeras deserciones, que eran mayoritariamente de militares y algunos periodistas, no han planteado problemas porque los protagonistas no conformaban la “espina dorsal” del régimen, y porque la mayoría se unieron a la revolución como luchadores o como líderes militares, y en el caso de los periodistas a los púlpitos y aparatos mediáticos afines a la revolución. Pero las deserciones actuales y las potenciales plantean un problema político y ético: ¿basta con que un alto oficial, un diplomático, o un ministro abandonen al régimen para considerarse exculpados de los crímenes del régimen y ser considerados participantes en la revolución?

Al menos debería pensarse en que los concernidos se disculpen por su pasado con el régimen ante el pueblo, y que participen positivamente para beneficiar a la revolución.

Pero en todo caso, lo importante es abrir el debate general sobre esto, porque se trata de un tema polémico y la conjunción entre la petición de que se incite a las deserciones y la protección de los valores de la revolución no es algo obvio ni fácil. El pragmatismo desencadenado que da la bienvenida a las deserciones y que no se preocupa por los principios no es una política adecuada a la revolución, ni tampoco se ha comprometido con cómo criminalizar a los hombres del régimen en sus distintas posiciones y responsabilidades, metiéndoles miedo con las deserciones..

La realidad es que la deserción, y la palabra no era de uso común entre los sirios antes de la revolución, no es una mera separación del régimen, sino que incluye una dimensión de pensamiento y de valores que supone una humillación moral y una lucha contra su método de dictadura, corrupción y locura sectaria. Esta dimensión es la candidata a ser sacrificada en este marco de la revolución siria, pero no debe la víctima del sacrificio de forma que así se salvaguarde la dignidad de la revolución y sus mártires. En este sentido, tenemos un precedente conocido: hace años Abd al-Halim Khaddam, uno de los pilares del régimen de Hafez al-Asad y el vicepresidente formal de su heredero durante cinco años, desertó del régimen. Pero el hombre no se disculpó ni una sola vez ante los sirios, ni revisó su historia con el régimen, mostrando una especie de purificación mediática con la arrogancia típica del poder.

El tema del sectarismo es importante en este contexto, porque ello hace más probable que los que descienden de ambientes suníes deserten más que otros, dejando la discusión y la política sobre las deserciones el campo abierto para los desertores según las afinidades sectarias y debilitando así su dimensión ética. Tal vez ello envíe el mensaje erróneo a quienes estén pensando en desertar entre los no suníes o incluso a los revolucionarios y participantes en la revolución que tampoco sean suníes.

Puede que haya algo que invite a pensar en las formas de unión entre la política sobre las deserciones hoy y los principios del interés nacional tras la caída del régimen. ¿Cómo puede meterse la incitación a las deserciones en la visión del interés nacional en Siria post-Asad? ¿Cómo puede conjugarse la justicia con los individuos y el principio de no excederse en el castigo, como se pueden evitar las prácticas vengativas, y cómo lograr el interés nacional que tal vez exija formas de amnistía? ¿Cuáles son los límites del pacto? ¿Hay criminales totales que no puedan ser perdonados? ¿Cómo pueden identificarse? Son estas cuestiones por las que hemos de preocuparnos desde hoy. 

[1]Se refiere a Bashar al-Asad.
[2] Así es como firman los carteles y pancartas en Kafaranbel (provincia de Idleb).

No hay comentarios:

Publicar un comentario