Blog dedicado a publicar traducciones al español de textos, vídeos e imágenes en árabe sobre la revolución siria.

El objetivo es dar a conocer al público hispanohablante al menos una parte del tan abundante material publicado en prensa y redes sociales sobre lo que actualmente acontece en Siria. Por lo tanto, se acepta y agradece enormemente la difusión y uso de su contenido siempre y cuando se cite la fuente.

Recibe las traducciones por correo y síguenos en Twitter @traduccionsiria

martes, 22 de mayo de 2012

¿Qué hay tras la desesperación?

Texto original: Al-Quds al-Arabi

Autor. Elías Khoury

Fecha: 22/05/2012

La parte final del texto se ha omitido por no corresponder a los contenidos del blog y tratarse de un apéndice sobre un escritor argelino.


“¿Qué hay después de la desesperación?”, me preguntó.

“¿Qué desesperación?”, le dije.

“Nuestra desesperación”, dijo. “La desesperación de los desesperados”.

Le dije que yo no me desesperaré, no porque crea que el régimen de la represión se avergonzará de las miradas de sus víctimas, sino porque pienso que las miradas de las víctimas que se han desesperado de esperar han entrado en una etapa post-desesperación, el verdadero nombre de la esperanza.

“Pero yo estoy desesperado”, me dijo mi amigo. “Esperábamos que cayera el régimen asadiano, como cayeron los regímenes de Mubarak y Ben Ali; es decir, por medio de la fuerza de la revolución popular y la neutralidad del aparato militar, pero aquí estamos con un aparato que aún trabaja a pleno rendimiento y que ha logrado atraer al terrorismo salafista para convertirlo en su último instrumento para atemorizar a la gente”.

También dijo que estaba triste por las frustraciones provocadas por la oposición siria: “Como si hubiera una profunda crisis que hubiera destruido a una generación al completo”. Dijo que comprendía que la oposición política fuera débil y dubitativa tras largas décadas de represión, pero, tras todo lo sucedido en Siria y la sangre derramada, descubrimos que la oposición come a cuenta de los jóvenes revolucionarios, y que no tiene nada que ofrecer más que palabras y divisiones.

Dijo que valoraba mucho a Ghalioun, por ser un intelectual y académico que aceptó soportar la carga del liderazgo, pero que no entendía por qué se había aferrado a la presidencia, ni por qué tales maniobras para conservar su puesto. “En esta revolución, la posición más alta es la de los mártires, los detenidos y los manifestantes; las presidencias y secretarías generales están en los escalafones más bajos”.

Discusiones políticas parecidas a este diálogo tienen lugar a diario y llegan bien a la desesperación, bien al silencio, como si el discurso político se perdiese en el vacío y se convirtiera en un instrumento para que la gente no diga nada ante el monstruo de los crímenes organizados en Siria.

Para comprender lo que sucede en Siria debemos comprender el cambio del lema político central del régimen. El lema en el pasado era: “Nuestro presidente para la eternidad”, pero hoy es: “Al-Asad o nadie”. En el pasado, el régimen estaba tranquilo con su imagen dibujada mediante el terror, y la eternidad estaba al alcance de la mano, e incluso algunos exagerados hablaban de “más allá de la eternidad”. Así, el lema acabó siendo “para la eternidad y más allá”. Pero tras extenderse la mecha de la revolución en la mayoría de zonas de Siria y la entrada de la eternidad en la ecuación de la libertad por medio del lema “Libertad para la eternidad”[1], y tras el desplome del principio del miedo sobre el que el régimen había erigido su pirámide de poder, se elevó el verdadero lema del régimen - “Al-Asad o nadie”-, que es el principio organizador de la autoridad dictatorial baazista erigida sobre la ecuación que identifica Estado y régimen y hace del país y el dictador gemelos.

Cuando el lema del régimen es llegar al vacío y el caos, todo es posible, desde el cuerpo de Salama Kayleh agujereado por la tortura, hasta este mar de sangre que lo inunda todo. El régimen no dará marcha atrás, seguirá hasta el final, considerando que puede hacer de su final, el fin de todo en Siria.

Lo trágico en la historia de la revoluión siria no es solo esta indiferencia internacional que ha permitido al régimen ampararse en el apoyo iraní y ruso y utilizar el aparato del engaño además del aparato de la muerte, sino que también lo es este nivel político de la oposición, asfixiada por las luchas el poder, ficticias e imaginarias, y esta triste ruptura entre los y las jóvenes de Siria, que hacen milagros a diario, y los líderes políticos que no han comprendido que la verdadera opción es apostar por el interior insurrecto, y que el proceso revoluionario exige una renovación radical en su organización y discurso políticos.

Mi amigo dijo que estaba desesperado.

Después me miró y dijo que él, como su país Siria, había entrado en la etapa post-desesperación.

Y que tras la desesperación viene la esperanza porque “estamos dominados por la esperanza” y porque tras esta oscuridad sangrienta, brillará el sol por donde menos lo esperemos.

[1] Que se completa con “quieras o no, Asad”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario