Blog dedicado a publicar traducciones al español de textos, vídeos e imágenes en árabe sobre la revolución siria.

El objetivo es dar a conocer al público hispanohablante al menos una parte del tan abundante material publicado en prensa y redes sociales sobre lo que actualmente acontece en Siria. Por lo tanto, se acepta y agradece enormemente la difusión y uso de su contenido siempre y cuando se cite la fuente.

Recibe las traducciones por correo y síguenos en Twitter @traduccionsiria

domingo, 25 de septiembre de 2011

Nuevo objetivo: las escuelas

Texto original: publicado en varios grupos de Facebook.
Autor: Anónimo
Fecha: 25/09/2011

Una amiga me contó lo que le pasó el día que las fuerzas de seguridad y los shabbiha atacaron los colegios de Al-Qusur (Homs): “Mi hijo está en segundo curso de la E.S.O. en el colegio Haidar Qays del barrio de Al-Qusur. Decidí mandarlo a clase el martes por la mañana y, en prevención, le di un teléfono móvil por si sucedía algo. Una hora después, me llamó y me dijo ‘Mamá, ven a buscarme. Las fuerzas de seguridad están de camino, vienen a llevarse a los niños’”. La madre se apresuró a salir y, a la altura de la gasolinera que está de camino a Hama, comenzó a oír el sonido de los disparos. Entonces, su hijo la llamó de nuevo y le dijo: “Mamá, no vengas. Déjame morir solo, no quiero que te pase nada”. Siguió su camino sin saber, debido al intenso miedo que sentía, si sus pies la llevarían al colegio o no. Me juró que había visto con sus propios ojos a gente que se dirigía al mismo lugar: algunos iban descalzos y varias mujeres habían olvidado ponerse sus velos del pánico que sentían por sus hijos. Finalmente, llegó al colegio y vio a los familiares de los alumnos sacar a los niños sangrando. La gente se enfrentaba a los agentes de seguridad, que querían impedir que las familias entraran. Finalmente, consigiuió entrar y se encontró a su hijo cubierto de sangre, pero él se apresuró a aclararle que “No tengas miedo, Mamá, no me ha pasado nada, esta es la sangre de mi amigo, que estaba a mi lado cuando le dispararon”. Cuando preguntó qué había sucedido, se enteró de que el director del colegio había proporcionado a los servicios de seguridad una lista con los alumnos que se habían manifestado. Rápidamente, los servicios de seguridad se habían presentado en el colegio y los alumnos habían intentado escapar saltando los muros. Era entonces cuando los agentes de seguridad habían comenzado a disparar y las familias les habían desafiado gritando “Dios es grande”. Así se había terminado formando una especie de frente de guerra entre los alumnos y las famliias por un lado, y los agentes de seguridad y los shabbiha por otro. Tal situación dio como resultado la detención de 24 alumnos en la escuela de Haiday Qays y una limpieza a fondo del resto de colegios, de los que aún no se conoce el número de detenidos con exactitud…

No hay comentarios:

Publicar un comentario