Blog dedicado a publicar traducciones al español de textos, vídeos e imágenes en árabe sobre la revolución siria.

El objetivo es dar a conocer al público hispanohablante al menos una parte del tan abundante material publicado en prensa y redes sociales sobre lo que actualmente acontece en Siria. Por lo tanto, se acepta y agradece enormemente la difusión y uso de su contenido siempre y cuando se cite la fuente.

Recibe las traducciones por correo y síguenos en Twitter @traduccionsiria

martes, 13 de noviembre de 2012

La lucha es en Siria y no por el dominio de Siria



Texto original: Al-Quds al-Arabi

Autor: Elias Khoury

Fecha: 12/11/2012



El primer resultado positivo de las reuniones de Doha fue la elección de George Sabra como presidente del Consejo Nacional Sirio (CNS). Este luchador que viene de las filas del Partido Democrático del Pueblo, conocido por las cárceles del régimen y que sabe cómo mezclar la acción secreta de resistencia con la acción pública de masas, merece más que una enhorabuena.

George Sabra no ha llegado a ese puesto como cristiano, sino como ciudadanos sirio y luchador por la democracia. Todo lo que hemos leído sobre este tema no tiene nada que ver con la realidad. Ello no significa que él reniegue de sus raíces cristianas, sino que viene de otro lugar donde la adscripción religiosa no juega otro papel que el del enriquecimiento cultural del nacionalismo sirio. En cuanto a las maniobras electorales, no fueron más que maniobras, porque el CNS no es un organismo representativo elegido, sino que es una alianza política en cuya fundación han jugado un papel principal la Declaración de Damasco y el Partido Democrático del Pueblo.

Pero la elección de Sabra no trajo consigo una solución mágica a los problemas estructurales de la oposición política siria. Así, lo que los medios llamaban la necesidad de unir a la oposición siria, era en realidad un rechazo y una incapacidad de ver la realidad. La cuestión no está en unir a la oposición, sino en su conformación, pues ha habido y aún hay disputas profundas en torno a quién debe asumir el liderazgo, a sabiendas de que lo que se exige es la formación de una estructura política cohesionada antes de aludir a la cuestión de su liderazgo. Esta disputa era inútil en un principio, cuando parecía que no era más que una diferencia entre los que llamaban a la intervención extranjera y los que la rechazaban. ¡Como si tal intervención estuviera a las puertas! Los cerebros políticos sirios olvidaron hacer un análisis racional que les habría llevado claramente a deducir que no habría intervención, pues, por un lado la parte occidental no estaba preparada, o no era capaz, de enfadar a Israel, y por otro, no iba a entrar en el enfrentamiento con el complejo militar ruso-iraní  que apoya al régimen.

Hoy, se discute más profundamente sobre la elección entre los que llaman a la revolución pacífica y los que llaman a la resistencia armada contra el régimen. Los que optan por la primera, han olvidado que ni una sola fuerza política ha dirigido ni dirige la acción armada, sino que tales acciones nacieron como una reacción espontánea contra el salvajismo del régimen, y que hoy necesitan estructuras organizativas para que la revolución no se convierta en una selva de armas sin ningún tipo de control, permitiendo a las fuerzas regionales jugar con ella y con el futuro del pueblo sirio.

La iniciativa de Riad Seif volvió a plantear la pregunta sobre cómo conformar la oposición, y la cuestión en sí sigue sin estar clara. ¿Por qué tanto ímpetu estadounidense de cara a la misma y por qué nos sorprendió la Secretaria de Estado con su duro ataque contra el CNS antes de la reunión de Doha? Si leemos el texto de la iniciativa de Seif, lo cierto es que no tiene nada que no se encuentre en textos anteriores de la oposición siria. ¿Todo lo que ofrece es un intento de incluir a los desertores del régimen asadiano a cuya vanguardia esta Riad Hiyab, en la ecuación de la oposición, con un promesa de recibir ayudas y de que se levante la prohibición de envío de armas al Ejército Sirio Libre? ¿Dónde está el problema entonces?

El problema es que estamos ante un cuadro que aún no se ha dibujado y la razón de la falta de una estructura clara es la ausencia de partidos políticos organizados, salvo contadas excepciones. Así, la revolución sigue como cuando estalló, sin un liderazgo efectivo. Es un estallido social, político y moral espontáneo, pues el pueblo no esperó a las fuerzas políticas para rebelarse, ni las esperará para continuar su revolución. La pregunta es cuándo y cómo estos líderes lograrán encontrarse con el pueblo en el terreno de la revolución.

Se tenía esperanza en que el torrente de sangre siria, que ofreció un nuevo modelo de la capacidad de un pueblo de hacer el milagro de la revolución, provocase en las fuerzas políticas una aceleración para conformarse en un frente político que impidiera que se jugara a nivel regional con el destino de la revolución, y conformase un marco que encuadrara las aspiraciones de libertad de los sirios y las sirias. Pero las esperanzas han sido frustradas hasta ahora. Las oposiciones sirias, desde la Declaración de Damasco pasando por las corrientes islamistas hasta el Comité de coordinación Nacional, son formas gelatinosas carentes de forma, que nacieron a la sombra de una represión sin misericordia, que confisca la política y la sociedad, para evitar que puedan materializarse frentes organizados. La revolución trajo consigo el gran bagaje popular que la hizo estallar, con sus complicaciones regionales e internacionales, para descubrir la fragilidad de estas estructuras y su falta de preparación. Aquí se esconde el trastorno que explica por qué las reuniones para unir a la oposición no se hagan más que bajo el paraguas de fuerzas árabes y regionales no poco dudosas.

George Sabra y sus compañeros saben que la cuestión central a la que se enfrentan es afirmar, a pesar de todo eso, que la lucha está en Siria y no es por el dominio de Siria. Ahí es donde radica la cuestión y eso es lo que ha de materializarse política y organizativamente.

Cuando se creó el CNS a algunas élites les invadió la ilusión de la intervención exterior que provocó inmensas frustraciones que, no obstante, la vitalidad de la revolución no tardó en superar. El miedo es que la nueva formación política -la Coalición Nacional de las Fuerzas de la Revolución y la Oposición sirias [1]- provoque otra ilusión que no se diferencia mucho de la anterior, a saber, el creer que se va a producir un apoyo exterior a la iniciativa de Riad Seif. El reconocimiento no será real si el pueblo sirio no reconoce el nuevo liderazgo de la coalición. Mo’az al-Jatib, Riad Seif y Suheir al-Atassi no deben caer en tales ilusiones.

Lo que las fuerzas de la revolución piden es que la comunidad internacional deje de mantenerse impasible ante el destino del pueblo sirio, y ello exige que se permita que el apoyo llegue a la revolución, nada más. El hablar de garantías que den los estadounidenses son mero cuentos, pues ningún nacionalista sirio puede, en una nación de cuyo terreno Israel ocupa una parte, ofrecer garantías al ocupante, pues la liberación del Golán no se pospondrá ya que nadie puede posponerla más que el régimen dictatorial asadiano. 

 En cuanto al horizonte de democracia que abre la revolución, este es el camino a la liberación del ser humano y la tierra, y no es una lucha por el dominio de Siria. La revolución no debe permitir que sea así. Es una lucha en Siria y por Siria.

[1] Esta es la traducción literal de su nombre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario