Blog dedicado a publicar traducciones al español de textos, vídeos e imágenes en árabe sobre la revolución siria.

El objetivo es dar a conocer al público hispanohablante al menos una parte del tan abundante material publicado en prensa y redes sociales sobre lo que actualmente acontece en Siria. Por lo tanto, se acepta y agradece enormemente la difusión y uso de su contenido siempre y cuando se cite la fuente.

Recibe las traducciones por correo y síguenos en Twitter @traduccionsiria

sábado, 21 de enero de 2012

Con franqueza...

Texto original: Kebreet

Autor: Mustafa Aba Zayd

Fecha: 20/01/2012


En las revoluciones de los marginados, las revoluciones de los pueblos para recuperar sus derechos robados, normalmente y como es natural, muchos jóvenes ahogados en la pobreza, la ignorancia y la desorientación, pueden encontrar un nuevo camino que les proporcione la esperanza de una vida mejor. Entonces, encontramos al joven que había llenado el barrio de problemas y había mantenido ocupada a la policía con sus asuntos, convertido hoy en el guardián del barrio que protege a sus habitantes y dirige sonrisas de satisfacción y tranquilidad a la gente, gente que le sonríe de la misma manera.

Lo que no es natural es que esos jóvenes se conviertan, con toda la complejidad, todo el rencor y todo el deseo de venganza de todo lo que consideran la causa de sus penas que llevan en su alma, en líderes del movimiento y sus motores. No es normal que determinen el destino y la evolución de la revolución, ni que repartan diplomas de buena conducta a unos y se los quiten a otros.

Sí, todos queremos derrocar al régimen de los Asad y acabar con décadas de humillación y robo de la voluntad, nunca divergiremos en eso, pero desde el primer día queremos hablar de los errores en voz alta y clara para que la polémica y la lucha se retrasen hasta la etapa en que la voluntad triunfe.

Cuando el ignorante habla, tiene derecho a hacerlo, pero cuando el intelectual necesita el permiso del ignorante para hablar, tenemos un problema. Cuando la discusión sobre el proceso revolucionario se convierte en una traición a la sangre de las víctimas y cuando nos sometemos a una voluntad despótica, tozuda y estúpida para decidir por dónde y cómo continuar, asintiendo con la cabeza solo porque estamos unidos por el objetivo de derrocar al régimen, también tenemos un problema. Cuando nos vemos obligados a guardar silencio ante la militarización sectaria y los cobardes asesinatos movidos por la venganza en las ciudades y pueblos de Siria para no poner obstáculos en el camino hacia el derrocamiento del régimen, damos lugar a una catástrofe en el momento de la victoria de la revolución de la verdad.

Todos sabemos que hay quien se ha subido al carro y quien lo dirige ahora hacia un final que todos sabemos que está escrito y por el que hemos trabajado con las mismas manos que lo comenzamos.

Manteneos a salvo y mantened a la patria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario