Blog dedicado a publicar traducciones al español de textos, vídeos e imágenes en árabe sobre la revolución siria.

El objetivo es dar a conocer al público hispanohablante al menos una parte del tan abundante material publicado en prensa y redes sociales sobre lo que actualmente acontece en Siria. Por lo tanto, se acepta y agradece enormemente la difusión y uso de su contenido siempre y cuando se cite la fuente.

Recibe las traducciones por correo y síguenos en Twitter @traduccionsiria

viernes, 26 de abril de 2013

El suicidio libanés en Siria



Texto original: Al-Quds al-Arabi

Autor: Elías Khoury

Fecha: 22/04/2013 


Al margen del resultado de las luchas que se están librando en la provincia de Homs y en torno a la ciudad de Qusayr, lo que debe señalarse es que los miembros de Hezbollah que luchan junto al régimen sirio y sus shabbiha cometen hoy el mayor error letal de su historia. Y las consecuencias de este fatídico error no solo les alcanzarán a ellos, sino que se extenderán a toda la secta cuya representación monopolizan, y a todo Líbano, porque este será el último y definitivo juego suicida en la historia de los suicidios creada por la estructura sectaria combatiente libanesa durante las cuatro últimas décadas.

He dicho que debe señalarse el error, no he dicho que deba advertirse de él, porque el tiempo de las advertencias parece haber pasado y ya no hay ninguna fuerza moral que pueda influir en la decisión tomada en Teherán, y que Hezbollah ejecuta en colaboración con la Guardia Revolucionaria iraní y las Brigadas Al-Quds.

Es el error letal en el que pensábamos que el pragmatismo de los líderes de Hezbollah no caería, pero parece que la naturaleza vence a al adiestramiento, como dicen los árabes, y que la estructura religioso-sectaria no puede superar su naturaleza estructural, dado que es parte de la segregación socio-política que creó la enfermedad sectaria por una parte, y que su relación con el régimen de la autoridad del jurisconsulto (velayat-e faqih) reduce sus posibilidades. Así se encuentra luchando en Homs y sus alrededores bajo el paraguas de un discurso que nada tiene que ver con el discurso de la resistencia que fabricó su halo simbólico en una etapa previa.

Volvamos a la raíz de la cuestión; es decir, al entrecruce de intereses entre el Irán de Khomeini y la Siria asadiana que asoció la resistencia a la ocupación israelí de Líbano a una sola parte: Hezbollah. Esta asociación y anexión se hizo por medio de la fuerza y la violencia cuando se expulsó a la izquierda laica que fundó la resistencia nacional contra la ocupación antes de la caída de Beirut en 1982. La historia olvidada y velada es testigo de las purgas cruentas a las que se vieron sometidos los comunistas para sacarlos de la ecuación de la resistencia cuya mecha encendieron, purgas que llegaron a su punto álgido con el asesinato de un gran número de líderes de la resistencia y sus cuadros, a cuya cabeza estaban el escritor Hussein Muruwwa y el pensador Mahdi Amil (Hasan Hamdan).

La verdad sea dicha, la expulsión de la izquierda laica de la resistencia supuso un capítulo negro en la historia de Líbano, porque bajó el telón sobre la posibilidad de construir una unidad popular libanesa resistente fuera de la polarización sectaria.

Pero el éxito de la operación no está solo en la represión a la que se han visto sometidos los sirios a manos de Hezbollah y el movimiento Amal, sino a factores propios entre los que destaca el desplome de la estructura soviética por una parte y, por otra, la pérdida de liderazgo del Partido Comunista entre las opciones de la resistencia y la participación en la guerra civil, sobre todo en la sangrienta guerra del monte.

Pero la memoria chií libanesa y árabe tendía a perdonar este pecado debido a la entrega y seriedad que distinguieron a la acción de la resistencia islámica, que lograron la victoria histórica de 2000 al obligar a las fuerzas de la ocupación israelí a retirarse del sur ocupado a las fronteras internacionales de Líbano sin condiciones. Fue este un precedente en la lucha árabe-israelí que debía cambiar las ecuaciones del horizonte de dicha lucha, si no hubiera sido porque Hezbollah cayó en una ecuación interna libanesa de carácter sectario desde la retirada del ejército sirio de Líbano en 2005.

La guerra de julio de 2006 reunía las características para haber devuelto la brújula a su posición natural, pero el eje sirio-iraní decidió que Hezbollah, con su fuerza militar creciente suponía una alternativa a la hegemonía del régimen sirio que se desintegraba, y que podía lograr por medio de esta fuerza que Líbano siguiera a dicho eje.

Los errores acumulados desde 2005 han llevado a Hezbollah a un callejón sin salida, especialmente tras el estallido de la revolución siria, al convertirse en el partido de resistencia contra el pueblo sirio, llegando a reconocer la participación en operaciones de combate dentro de territorio sirio en los alrededores de Damasco y la zona de Homs. Aquí el partido cayó en un error letal, y se convirtió en un factor de aumento de la tensión sectaria en Siria, que al-Asad buscaba lograr desde el comienzo de la revolución siria, y en cuya exacerbación han participado algunas fuerzas armadas en la revolución por medio de un discurso takfirí y fundamentalista. Lo que hoy hace Hezbollah bajo endebles pretextos, como la protección de la resistencia chií en la región de Damasco, o la defensa de los libaneses de secta chií que viven en la zona rural de Homs abre las puertas del infierno y elimina las fronteras de Líbano.

El infierno que comienza hoy no tiene relación alguna con la identidad del vencedor en Siria, pues tras la caída efectiva del régimen dictatorial, las opciones ya no están entre la victoria del régimen y la victoria del pueblo. El régimen no vencerá, no puede vencer. Las opciones ahora son una victoria de la oposición o el encaminarse a una opción divisoria imposible; es decir, la opción de la larga guerra civil.

En ambos casos, la decisión de participar en la lucha en Siria es un suicidio seguro. En caso de que venza la oposición, las heridas creadas por la participación de Hezbollah en los combates no se cerrarán con celeridad. Además, el hecho de que haya borrado las fronteras entre Líbano y Siria significará que el rediseño las mismas será extremadamente difícil, lo que quiere decir que están poniendo las bases para un suicidio libanés colectivo, dadas las posibilidades de que la lucha se traslade a la Bekaa principalmente. En cuanto a la opción de que se llegue a una larga guerra, ello significará que Líbano será uno de sus campos de batalla principales, lo que conllevará la pérdida definitiva por parte de Hezbollah del territorio sobre el que se sostiene.

¿Era este desarrollo inevitable? A pesar de mi falta de que no creo en la determinación histórica, temo que este desarrollo no tiene alternativa. La estructura sectaria puede poseer muchas cualidades, entre las que destaca la fuerza militar, pero no puede poseer una racionalidad que la proteja del suicidio. La resistencia no puede ser propiedad de una secta, independientemente de todos los sacrificios que haya acumulado históricamente: la resistencia al enemigo nacional es una estructura supraconfesional que se apoya en la idea de la defensa de la patria y la unidad popular. Por su parte, la estructura sectaria es una estructura disgregadora que divide a los ciudadanos según su adscripción religiosa, empujándolos así al suicidio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario