Blog dedicado a publicar traducciones al español de textos, vídeos e imágenes en árabe sobre la revolución siria.

El objetivo es dar a conocer al público hispanohablante al menos una parte del tan abundante material publicado en prensa y redes sociales sobre lo que actualmente acontece en Siria. Por lo tanto, se acepta y agradece enormemente la difusión y uso de su contenido siempre y cuando se cite la fuente.

Recibe las traducciones por correo y síguenos en Twitter @traduccionsiria

jueves, 29 de diciembre de 2011

Feliz Mártir Nuevo


Texto original: Kebreet

Autor: Delair Youssef

Fecha: 28/12/2011

 Khaled Arifa: "Mártir tras mártir"

Una observación para los que se mantienen silenciosos:

Cada día en Siria se celebra una nueva fiesta, una fiesta por la libertad y por los mártires, y no una fiesta por los esclavos. Decenas de héroes nos dejan con sus cuerpos cada día y en las pantallas de televisión sólo vemos números. No somos números, somos un proyecto de vida. Lo hemos repetido hasta la saciedad y lo seguiremos repitiendo: No somos números. Nuestros muertos viven, han muerto para que viva en nosotros la patria, y no por amor a la muerte.

Si vuelves atrás en la historia, verás que cada revolución tiene su símbolo, su mártir; y si sigues los acontecimientos en Siria, verás que cada mártir tiene su revolución, porque en siria hay revoluciones y no una única revolución. ¿A cuántos símbolos y a cuántos faros han dado lugar nuestrso mártires? Desde Hamza al-Jatib hasta Hallah al-Munyid, pasando por Al-Qashush, Hadi al-Yundi Ghiath Matar, Ibrahim Uthman y cinco mil víctimas más, todos ellos son llamas que iluminan nuestras noches oscuras.

¿Cómo puedes, al ver las noticias, contarlos? ¿Cuentas sus cuerpos? ¿Son meros números? ¿Cómo puedes verlos a ellos tus hermanos morir? ¿Por qué no participas con tu sangre en el riego de esta tierra? ¿Es que por tus venas y sus venas no corre la misma sangre? ¿Tienes miedo? ¿De qué? ¿De quién? Esos mártires, ¿acaso no tenían madres y hermanas que los lloraran? ¿No tenían esposas ni hijos a los que hacer confidencias cada noche? ¿Te crees mejor que ellos? ¿No somos todos hijos de Adán y Adán del barro?

Despierta, hermano, y abre los ojos. El sol ha sido robado y la oscuridad ha desaparecido. Lo que ves no es más que la niebla que pronto se disipará. No pierdas la oportunidad y ven, hijo de tu futuro, conmigo. Pon tu mano sobre mi mano y no seas cómplice de mi asesinato.

Soy tu hermano, ¿no lo recuerdas? ¿No recuerdas ya las veladas con la víctima y los vasos de té que os bebisteis juntos? ¿Cómo puedes olvidar a tus hermanos?

Te lo ruego. Levántate y no me mates.

No hay comentarios:

Publicar un comentario