Blog dedicado a publicar traducciones al español de textos, vídeos e imágenes en árabe sobre la revolución siria.

El objetivo es dar a conocer al público hispanohablante al menos una parte del tan abundante material publicado en prensa y redes sociales sobre lo que actualmente acontece en Siria. Por lo tanto, se acepta y agradece enormemente la difusión y uso de su contenido siempre y cuando se cite la fuente.

Recibe las traducciones por correo y síguenos en Twitter @traduccionsiria

sábado, 3 de mayo de 2014

Sobre Ayn Yalut



Aunque siempre se intenta no publicar dos textos seguidos de la misma persona, en este caso las palabras de la activista Marcell Shehwaro en Facebook tras la masacre de Ayn Yalut, en la que decenas de niños murieron tras el bombardeo de un colegio hace unos días, son quizá el mejor reflejo del sentimiento de abandono en la población siria:



 
“No he escrito sobre la masacre
porque, para seros sincera,
ni siquiera me ha conmovido.
Sentí mi útero y me prometí a mí misma
que no traería hijos al mundo mientras Al-Asad siga codiciando su sangre desde su trono.
Después lloré un poco, pero mis ojos apenas se enrojecieron.
Entonces me dije que no traería hijos al mundo mientras la Humanidad siga sin aprender
que la sangre sagrada de los niños brotará de forma agresiva
hasta hacer estallar el silencio de aquellos que aún se mantienen fríos.
No he escrito sobre la masacre porque mi día fue extremadamente cotidiano,
mi tristeza es extremadamente cotidiana,
y los detalles de cada polémica siguen exactamente donde los dejaron.
No he escrito sobre la masacre
porque un preciado amigo perdió en ella toda la familia que le quedaba
y no sé qué decirle, a pesar de lo importante que él es para mí.
No he escrito sobre Ayn Yalut, porque antes y después
seguimos creyendo que si hacemos suficiente ruido para llenar el mundo
detendremos las masacres.
Y la realidad es que ya ni siquiera escuchamos nuestras propias voces.
Intenté recordar Al-Houla, Baniyas, las armas químicas…
Este carnicero nos pone a prueba y lo sale victorioso:
Antes nos conmovía la juventud de Anas Sammu cuando fue asesinado por una bala rencorosa,
y ahora nos hemos acostumbrado a las vísceras de los niños.
Hemos agotado todas las posibilidades de la lengua.
Todo lo que sentimos podemos reprimirlo tras una sonrisa,
Todo lo que queda en nosotros de las masacres
son las marcas de nuestra piel en nosotros mismos,
las marcas de una pregunta imposible de responder:
¿qué tenemos que hacer?”

2 comentarios:

  1. Gracias, Noemí, por acercarnos las voces del valiente y sufrido pueblo sirio. A pesar, como siempre, del clamoroso silencio de la política, mediocre y guerrera, complaciente con sus iguales, cómplice de criminales; de los medios, lacayos cobardes.
    Sit tibi terra levis, muchachos de Ayn Yalut

    ResponderEliminar
  2. Lastima que un pueblo con tanta historia no puede resolver en el siglo XXI sus diferencias hablando.

    Assad tuvo bastante tiempo para empezar abrir su politica al sistema democratico, no es perfecto, pero es mucho mas justo, contenta mas el pueblo, rebaja tensiones con el voto y los cambios de partido. El sistema democratico deja sitio para la esperanza, 4 años pasa rapido y con un poco de suerte salen los nuestros.

    Que sera de Assad en el futuro, con el en el poder tiene las puertas cerradas en 90% del mundo, seguro que no escapara de ser juzgado por genocidio.

    ResponderEliminar