Blog dedicado a publicar traducciones al español de textos, vídeos e imágenes en árabe sobre la revolución siria.

El objetivo es dar a conocer al público hispanohablante al menos una parte del tan abundante material publicado en prensa y redes sociales sobre lo que actualmente acontece en Siria. Por lo tanto, se acepta y agradece enormemente la difusión y uso de su contenido siempre y cuando se cite la fuente.

Recibe las traducciones por correo y síguenos en Twitter @traduccionsiria

lunes, 2 de julio de 2018

Daraa: "La muerte antes que la humillación"


Texto original: Al-Jumhuriya 

Autor: Editorial de Al-Jumhuriya

Fecha: 02/07/2018



Los medios relacionados con el régimen de Asad y las milicias que combaten a su lado han informado de la firma de un acuerdo de “reconciliación” en la ciudad de Bosra, unas horas después de la celebración de una sesión de negociación entre los rusos y varios líderes de las facciones opositoras. Aunque hasta el momento los negociadores no han emitido ningún comunicado oficial que aclare lo sucedido, una fuente bien informada sobre lo acontecido durante la sesión ha explicado a Al-Jumhuriya que Ahmad al-Awda, líder de la facción Jóvenes de la Sunna en Bosra, ha accedido al acuerdo de reconciliación con los rusos mientras que los representantes de la Sala de Operaciones “Al-Bunyan al Marsus”, la Sala de Operaciones centrales en el sur y el Ejército de Yarmuk han rechazado el acuerdo. Al término de la reunión, el canal sirio de Telegram de la Sala de Operaciones centrales en el sur difundió una única frase entre sus seguidores: “La muerte antes que la humillación”. Esta se entiende como un rechazo de las facciones representadas por esta sala al acuerdo en su forma actual.

También se ha difundido por este medio una grabación en la que se ve a seguidores de Ahmad al-Awda entregando un tanque y armamento pesado a la policía militar rusa.

Al-Jumhuriya también ha tenido acceso a un mensaje de voz del doctor Muhammad al-Ammar, miembro del comité responsable de las negociaciones en Daraa, en el que decía: “Los rusos han intentado aislar a algunos líderes militares después de ver nuestra insistencia (en el comité civil) de que se cumplieran unas exigencias claras, y aunque hayan logrado arrebatar un acuerdo a Ahmad al-Awda, o cualquier otro, su principal petición, que es la apertura del paso fronterizo, en manos de la Sala de Operaciones Al-Bunyan al-Marsus, no será atendida, puesto que la batalla allí no ha sufrido ninguna brecha, y nosotros hemos dejado muy claras nuestras exigencias y condiciones. Ningún acuerdo que las obvie tiene cabida”.

El equipo interino de gestión de la crisis, representante de la parte civil del comité de negociación en Daraa, emitió un comunicado previo al final de la reunión en Bosra en el que insistía en que: “cualquier acuerdo que no cuente con el beneplácito de todos los miembros del comité de negociaciones, civiles y militares, solo representará a los firmantes a título personal, y no al conjunto”.

Desde el inicio el pasado mes de la campaña militar contra las provincias de Daraa y Quneitra, las fuerzas del régimen han logrado tomar el control de vastas extensiones de la zona rural oriental de Daraa, incluyendo las regiones de Al-Luja, Basr al-Harir, Al-Ghariyah oriental y occidental y Al-Hirak, mientras que las fuerzas de la oposición han conseguido recuperar el municipio de Saida. En lo que respecta a la parte rural occidental, se ha desmentido la toma de control por parte del régimen de Sheij Saad, que linda con la carretera que conduce a Quneitra, y que también da a las zonas donde se concentra el Ejército del Eterno, que ha rendido pleitesía a Daesh en la cuenca de Yarmuk. Además, se ha confirmado que el acuerdo alcanzado con el régimen incluye la entrada en las localidades de Ibta y Da’el tras los violentos bombardeos a los que han sido sometidas.

La acelerada caída de las localidades de la zona rural oriental, especialmente la zona de Luja, considerada geográficamente como una de las más difíciles en las que desarrollar operaciones militares dadas las complicadas condiciones y naturaleza rocosa del terreno, lleva a preguntarse si los líderes de las facciones militares en la región pretenden de veras combatir. Estos días se ha presenciado un aumento de los desplazamientos debido a los violentos bombardeos de la aviación rusa, que han reducido varias ciudades y municipios de la zona rural oriental a escombros, provocando el éxodo masivo y la entrada del régimen en dichos asentamientos. Sin embargo, grupos de combatientes del Ejército Sirio Libre han logrado recuperar algunas de esas localidades, especialmente aquellas donde el control del régimen no era sólido. A modo de ejemplo, algunos activistas difundieron ayer un vídeo de un grupo de miembros del ESL entrando en una amplia sala en el municipio de Saida donde destrozaron el retrato de Bashar al-Asad, y expulsaron a algunas personas que se encontraban allí, acusadas de colaboracionismo con el régimen. La grabación deja claro se trataba de la sala que hacía las veces de sede del comité de reconciliación en Saida. El fenómeno de los “comités de reconciliación” había crecido durante el pasado año en las zonas de la oposición en Daraa, con el objetivo de llegar a acuerdos individuales con los municipios de las zonas rurales de Daraa. Los miembros de estos comités han sido víctimas de purgas durante los dos últimos meses, especialmente en la zona rural occidental. Teniendo en cuenta las operaciones militares, parece que los líderes de esa región han dudado sobre si debían o no luchar, mientras que algunos grupos de combatientes de dichas facciones han comenzado a retornar a las líneas de combate y a recuperar algunas posiciones de las que se habían retirado o de aquellas que no habían sido cubiertas.

Un grupo de facciones en Daraa, que incluye al Ejército de la Revolución, el Regimiento de la Artillería y la sala de Operaciones al-Bunyan al-Marsus, emitió anoche un comunicado en el que anunciaban su “disposición hasta la muerte” a luchar contra las fuerzas del régimen y sus aliados. Las fuerzas del régimen, por su parte, no han podido abrir brecha en ninguno de los frentes de la ciudad de Daraa ni de la brigada de defensa aérea cercana al paso de Nasib.

La mayor parte de la población de la zona rural oriental se encuentra distribuida por la franja fronteriza con Jordania, en campamentos espontáneos e irregulares levantados tras la huida de los violentos bombardeos lanzados sobre sus municipios. Una parte de los desplazados se dirigió también al oeste hacia Quneitra; sin embargo, los bombardeos los persiguieron hasta la zona fronteriza.

Mientras Jordania mantiene cerradas las fronteras al paso de los desplazados sirios, las autoridades jordanas han accedido a recibir a una parte de los heridos en situación grave en los hospitales de las ciudades fronterizas. Una fuente consultada por Al-Jumhuriya ha informado de que ocho casos están siendo tratados de facto en el hospital de Ramza, pero que ninguna organización médica siria se ha movilizado hasta el momento para encargarse del traslado de estos pacientes a hospitales mejor preparados para sus necesidades.

Periodistas y activistas jordanos han publicado vídeos de la carga de autobuses que llevan alimentos para la población de Daraa que se encuentra en la franja fronteriza. En los vídeos se ve a jordanos llenando los autobuses y preparándolos para asistir a la población del Hawran.

Los bombardeos no han cesado y han afectado ya a un gran número de ciudades y localidades que siguen estando en manos de las fuerzas de la oposición a lo largo y ancho de la provincia. En lo que respecta al desenlace de las batallas, dependerá de la capacidad de las facciones de Daraa de mantener el paso de Nasib en la zona rural oriental cohesionado, y de que fijen sus frentes en la ciudad de Daraa, como hicieron en la batalla de “La muerte antes que la humillación” el año pasado. Esto llevará a la mejora de las condiciones de negociación con la máquina rusa de muerte, en un tiempo en que ha quedado claro que aliados y enemigos internacionales han tomado la decisión de acabar con la oposición siria en el sur.

No hay comentarios:

Publicar un comentario