Blog dedicado a publicar traducciones al español de textos, vídeos e imágenes en árabe sobre la revolución siria.

El objetivo es dar a conocer al público hispanohablante al menos una parte del tan abundante material publicado en prensa y redes sociales sobre lo que actualmente acontece en Siria. Por lo tanto, se acepta y agradece enormemente la difusión y uso de su contenido siempre y cuando se cite la fuente.

Recibe las traducciones por correo y síguenos en Twitter @traduccionsiria

jueves, 28 de julio de 2016

Al-Qaeda y Al-Nusra



Texto original: Al-Arabi
Autor: Salameh Kaileh
Fecha: 28/07/2016 (antes del anuncio definitivo)

"القاعدة" و"النصرة"


Los rumores hablan de la “ruptura del vínculo” del Frente de Al-Nusra con la organización de Al-Qaeda, mientras que los sueños se refugian en la ilusión de que ello conlleve la victoria de la revolución. Antes de centrarnos en la ilusión, podemos centrarnos en quien desea que cesen los bombardeos contra los civiles, con el pretexto de que el Frente de Al-Nusra, rama de Al-Qaeda en Siria, considerada terrorista internacionalmente, está ahí.

Esas personas tienen la esperanza de que la ruptura del vínculo sirva para eliminar el pretexto en que se apoyan el régimen y Rusia, a pesar de que dicho pretexto nunca ha llevado a bombardear a Al-Nusra, sino que se ha bombardeado a los civiles, al Ejército Sirio Libre. Al-Nusra nunca ha sido más que un pretexto. Ninguno de los dos tardará en encontrar otros pretextos, en caso de que acepten la ruptura de dicho vínculo, una situación que no es posible ni imaginar. Las cosas no son tan ingenuas ni superficiales. Sin embargo, hay quien piensa de veras que este paso “fortalecerá a la revolución”, y llevará a su victoria. Esas personas imaginan al Frente de al-Nusra como un libertador y como ese ejército que avanzará hacia el derrocamiento del régimen. Sin embargo, su nexo con Al-Qaeda lo ha puesto en contra del mundo y no solo contra el régimen. Por tanto, solo si se libera de la “guerra mundial” en su contra, será capaz de lograr la victoria. Esta ilusión es quizá peor que la anterior, y es más superficial e ingenua. Quien la sostiene tal vez esté abducido por una impotencia exacerbada que le impone imaginar a Al-Nusra como un ejército capaz de vencer.

Se trata de ilusiones generales y bastante extendidas que denotan una profunda impotencia que se ha apoderado de un gran sector de la oposición (quizá de toda). ¿Era el problema que Al-Nusra fuera una rama de Al-Qaeda? ¿Y por qué era una rama si no comulgaba con todas las ideas de la organización? ¿Qué cambia la ruptura del vínculo? ¿Se va a hacer Al-Nusra democrática o “islamista moderada”? ¿Portará el espíritu de Guevara y las gestas del Ejército Rojo soviético? ¿Se deshará de los miembros de los servicios secretos sirios e internacionales anidados en ella? ¿Liberará a los revolucionarios que tiene detenidos? ¿Dejará de engullir a las brigadas armadas englobadas en el Ejército Sirio Libre, tras engullir a decenas de ellas?  ¿Dejará de aplicar sus juicios wahabíes y su sharía tomada de los momentos de la historia árabe de mayor retroceso y declive? ¿Es el problema que el Frente de al-Nusra sea una rama de la organización rechazada internacionalmente de Al-Qaeda, o lo es todo lo anterior, al margen de esa relación y de la postura internacional? No creo que el problema del Frente de al-Nusra sea su relación con Al-Qaeda, pues antes de que las grandes potencias adoptaran una postura hacia ella, ya se podía observar su comportamiento sobre el terreno, desde su aparición. Sus prácticas indicaban, claramente, que iban dirigidas a destrozar la revolución, algo que ha logrado en gran medida, y a posteriori, a dar justificaciones a las grandes potencias para que se posicionaran contra la revolución, e incluso del lado del régimen.

Así que, incluso si se eliminan las justificaciones de la postura internacional, las prácticas del Frente de al-Nusra no cambiarán, prácticas que se traducen en su participación en la destrucción de la revolución, y que han llevado a amplios sectores del pueblo sirio a manifestarse en su contra y exigir su marcha. Esto sigue sucediendo en Maarrat al-Un’man desde que Al-Nusra atacó a la División Decimotercera, pero también ha sucedido en muchas otras zonas. Todo ello demuestra el rechazo popular al grupo y el hecho de que lo consideran contrario a la revolución, por lo que debe marcharse. En una postura contraria, están algunos sectores de la oposición y sus líderes. Tales posturas tal vez confirmen el grado de desconexión entre la revolución que combate sobre el terreno y quien pretende representarla, y confirma que esta oposición no es consciente de las condiciones en las que vive el pueblo, ni del peligro que supone Al-Nusra para este. Sus posturas parten de tácticas relacionadas con intereses particulares que les imponen los países que les financian. En este sentido, esta oposición no está con el pueblo, sino con el Estado que la financia, y se pliega ante sus políticas. Por otra parte, se esconden en el exterior, esperando que alguien derroque al régimen, para volver victoriosos. Así las cosas, se da lo peor que ha sucedido desde el estallido de la revolución. Al-Nusra es Daesh, colocada en el seno de la revolución.

No hay comentarios:

Publicar un comentario